Vicente Emilio Sojo (1887-1974)

Calificación del usuario: 2  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

Compositor venezolano, nacido en Guatire el 8 de diciembre de 1887. En 1896 inició sus estudios musicales bajo la tutela de Régulo Rico. Diez años más tarde, ingresó en 1910 a la Escuela de Música y Declamación, de la cual sería su profesor una década más tarde.

Paralelo a ello desarrollaba su actividad de composición y contribuye con el Orfeón Lamas y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, instituciones que dirige y promueve su consolidación. Por otra parte, forma una generación de compositores en la Escuela de Música José Ángel Lamas. Por estas razones, se le atribuye la creación de la escuela moderna de música. En cuanto a la política, fue miembro fundador del partido Acción Democrática y en 1958 fue elegido senador por el Estado Miranda, y reelegido en 1963. En su honor se creó la "Fundación Vicente Emilio Sojo", instituto de investigación y difusión de la música venezolana y latinoamericana y en el Teatro Teresa Carreño se erigió con busto en sus espacios abiertos. Muere en Caracas el 11 de agosto de 1974.

Vicente Emilio Sojo y el nacionalismo musical

Venezuela ha sido un país prolífero en la producción de minerales, hierro, oro y uno de sus más grandes tesoros; el petróleo. En estos últimos tiempos se le reconoce mundialmente por el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles que posee. Sin embargo pocas son las personas que conocen la realidad de ese éxito, y ha sido gracias a la formación que se obtuvo desde la Colonia con la creación de la Escuela Chacao, desde su principal promotor Pedro Ramón Palacios y Sojo (Padre Sojo). De allí surgen personajes como Juan Manuel Olivares, Cayetano Carreño, José Ángel Lamas, Juan José Landaeta, entre otros, teniendo su ebullición a mediados del siglo XIX, en el que el romanticismo europeo, penetro en nuestra tierra, para crear obras de personajes como Felipe y Larrazabal, Pedro Elías Gutiérrez, Ramón Delgado Palacios y José Ángel Montero, a quién se le conoce como el creador de la primera ópera venezolana. Además en está época se inaugura el teatro Guzmán Blanco en 1881 (actualmente Teatro Municipal de Caracas) y la Academia Nacional de Bellas Artes (1887), siendo esté último el único lugar donde se impartían clases de música.

Años más tarde, surge el movimiento musical nacionalista (mediados del siglo XX)- la base de este es la promoción, difusión y creación de música folklorica y popular de la región, unificada con la música culta y académica- y con este, la Escuela Superior de Música "José Ángel Lamas" ubicada en Caracas. En esta escuela se formarían los más relevantes e influyentes músicos, la primera orquesta de Venezuela y la base para la proliferación de escuelas de música y la enseñanza musical existente hoy en día en nuestro país. Uno de  los más influyentes músicos de la época y el principal precursor de este llamado nacionalismo musical fue Vicente Emilio Sojo.

De una familia humilde, nació el 8 de diciembre de 1887 en Guatire, el Maestro Sojo. Inicio sus estudios musicales en su ciudad natal con Regulo Rico, quien entonces, era maestro de capilla de Guatire, de él recibió clases de teoría y solfeo y la base de armonía y orquestación para banda. Formó parte de la sociedad Unión Filarmónica, que dirigía su maestro. En 1906 se residenció en Caracas y para 1909 ingresó al Conservatorio de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas en la cual recibió clases con Andrés Delgado Pardo, importante pianista y director venezolano. A pesar de esto el mismo Sojo dijo en una oportunidad que su formación musical, fue "autodidacta", gracias a los métodos de armonía y contrapunto de Hilarión Eslava.

Su catálogo de obras data a partir 1911 cuando se dio a conocer un himno para un concurso en el que le fue otorgada una mención honorífica para un consumo en el que le fue otorgada una mención honorífica por su armonización. Años más tarde, compone Cuarteto en Re y Comedia Festina, siendo director musical de su obra que lleva el mismo nombre, del cumanés Domingo Martínez. Pero como compositor se inició en 1905, apareciendo cinco piezas inéditas después de su muerte, en el archivo Regulo Rico.

Al maestro Sojo, como aún se le recuerda, se le debe la creación y estabilización de importantes instituciones musicales en el país: la Escuela Nacional de Madrigilista, el Orfeón Lamas y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, que actualmente es la orquesta más antigua y con mayor prestigio en el país, reconocida como Patrimonio Artístico  de la Nación. Además de esto la creación de la cátedra de composición de la Escuela Superior de Música "José Ángel Lamas", de donde diecinueve alumnos egresaron y conformaron la primera Escuela Nacionalista de Composición, entre ellos Evencio Castellanos, quien años más tarde se hace cargo de la cátedra; Antonio Estevéz, Inocente Carreño, Gonzalo Castellanos, Modesta Bor. Una generación que se ha hecho escuchar en diversos rincones del planeta.

La trascendencia de Sojo con relación al movimiento nacionalista se basa en la recopilación, armonización y transcripción de trescientas obras aproximadamente del acervo popular venezolano y folklórico; entre las cuales se destacan: canciones, aguinaldos, valses, tonadas, galerones, canciones de cuna, del género religioso, etc., que fueron suministradas por Ignacio Briceño, William Werner, Juan Bautista Plaza y Sergio Morcira. Es de destacar que éste último personaje es quien culmina con la labor iniciada de Sojo publicando en 1979 el Tercer Cuaderno de Aguinaldos Venezolanos, que había quedado sin editar de los manuscritos de María Moreira. Estas recopilaciones formaron parte del repertorio del Orfeón Lamas de estos años, agrupación que entonces únicamente difundía la música venezolana, además de ser el primer coro con mixto a capella del país. La primera presentación del orfeón se llevo a cabo el 15 de julio de 1930 en el Teatro Nacional de Caracas, bajo la tutela del maestro, su fundador y director por los treinta años de vida que se mantuvo en actividades.

Ese mismo año de 1930, se inició la carrera para formar a un público para conciertos de música culta o académica, esto fue con la creación oficial de la Orquesta Sinfónica Venezuela, el 24 de junio de 1930, día en que ofreció su primer concierto en el Teatro Nacional de Caracas, haciéndose cargo de ella un año después el maestro Sojo durante seis meses.

Tal fue la proliferación de músicos que integraban la Unión Filarmónica, y con Martucci nuevamente como director, que se crean dos grupos orquestales de la misma sociedad: una grande dirigida por él y una pequeña dirigida por Sojo. En 1929 se disuelven, y el 15 de enero de 1930 se reunen en la Escuela de Música y Declamación, para dejar constituida la Sociedad Orquesta Sinfónica de Venezuela, luego de su primer concierto, dirigidos por estos dos hombres de visión.

La mayor preocupación de Sojo, quien presidió la OSV durante once años, fue lograr un subsidio para dicha orquesta con la cual pudieran contratar a los ejecutantes para realizar mayor cantidad de conciertos. En diversas oportunidades el maestro y los músicos, donaban su sueldo para la realización de los conciertos. Finalmente en 1942, siendo Sojo director musical de la OSV, ocupando el cargo de presidente Enrique de los Ríos, el Ministro de Educación le otorga a la sociedad seis mil bolívares por concierto. Seis años más tarde un millón de bolívares por concierto, lo que llevó a la estabilización y profesionalismo definitiva de la Orquesta Sinfónica Venezuela. Un año después Sojo renuncia a su cargo, al ver que su sueño se había cristalizado como una institución estable.

El maestro guariteño también se relacionó con la política, fue uno de los fundadores del partido Acción Democrática (1941), además cumplió labores como parlamentario en 1945 a la Asamblea Nacional Constituyente por Miranda y ejerció el cargo de Senador por el Estado Miranda, en los periodos presidenciales de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni.

Su versátil labor no solo se destacó en la docencia, creación de instituciones y la política, también se encuentran sus composiciones, en las que se desglosan: su obra religiosa, la profana y, las recopilaciones y armonizaciones base para el llamado "nacionalismo". En la primera es donde el maestro se destacó y creó el estilo que lo define, dando a conocer obras como la Misa Coral, Misa Cromática y Misa Santa Cecilia, entre otras. En 1951 ganó el Premio Nacional de Música, en reconocimiento a toda su trayectoria.

En Caracas, a la edad de 87 años, el 11 de agosto de 1974, murió el padre de la escuela nacionalista de música venezolana, sin duda el maestro de muchas generaciones. Deja un gran legado: la sistematización y reforma de los estudios de música en Venezuela, la creación de la cátedra de composición; la promoción de la Escuela Madrigalista de Venezuela; fue el primero en rescatar, recopilar y armonizar un aproximado de 300 obras de la música popular y folklórica venezolana; fundador de la primera coral mixta a capella del país, el Orfeón Lamas y de la orquesta más antigua del país, la Orquesta Sinfónica de Venezuela institución que hoy florece internacionalmente.

Después de su muerte y como un homenaje, al maestro honrando su legado, se creo en 1978 el Instituto Latinoaméricano de Investigaciones y Estudios Musicales Vicente Emilio Sojo, organismo que se encarga de los estudios de musicología e investigación en el país. El Teatro Teresa Carreño y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, inauguraron en 1987 la Plaza Vicente Emilio Sojo, con un busto del maestro, obra del escultor guariqueño, Martín Leonardo Funes, ubicada en la entrada principal del complejo cultural. Sus restos reposan  actualmente en la cripta del Tempo parroquial de Guatire, a la espera que sean llevados al Panteón Nacional.