Vicente Nebreda. Primer coreográfo venezolano de fama mundial

ailarín, director artístico y primer coreógrafo venezolano de fama internacional, nacido en Caracas en 1930. Su producción coreográfica comprende más de cien piezas, en las cuales destacó por el estilo personal que le imprimía a los bailes de pareja.

Sus inicios en este arte datan de los años cuarenta en la cátedra de ballet del Liceo Andrés Bello; continuó en el Club de Ballet con los maestros  Hery y Luz Thumson y la Escuela Nena Coronil; luego fue a Cuba con Alicia Alonso, Francia con Roland Petit, Nueva York con Joffry Ballet y el Harkness Ballet.  Prosiguió su enseñanza con el maestro polaco Matlinsky y su esposa rusa Madame Makeva; en Francia  recibió clases de Madame Egorova, de Serge Peretti de la ópera de París y de Madame Rosanne; en Londres trabajo con Henry Danton y Vera Vulkova.

Debutó en la pieza Pedro y el Lobo (1946), presentada en el Teatro Municipal; escenario que lo recibió en 1951 durante las temporadas de ópera, como integrante del baile de Rigoletto, La Traviata, Fausto y la Gioconda.

Seguidamente fue solista del Ballet de France, del Ballet de Roland Petit, el Joffrey Ballet, Harkness Ballet. Bailó con Irma Contreras en programas especiales de la televisión belga y en un evento internacional organizado por la embajada venezolana efectuado en Dauville, Francia.

Vicente Nebreda

A mediados de 1957 regreso a Caracas y actuó como primer bailarín del Ballet Nacional de Venezuela, fundado por las hermanas Contreras, interpretando fragmentos del repertorio clásico.

Años más tarde, Elías Pérez Borjas y María Cristina Anzola le plantearon la idea de crear una compañía profesional de ballet contemporáneo en Venezuela, apoyada por el Estado, y que tuviera a la bailarina Zhandra Rodriguez como estrella principal, quien era entonces una figura resaltante del American Ballet Theatre.

Esta compañía debutó en 1975 con el nombre de Ballet Internacional de Caracas, teniendo como director artístico a Nebreda y a Zhandra Rodriguez como su indiscutible estrella. Su creación representó para Venezuela una etapa crucial en el desarrollo de la danza y la posibilidad  de contar con una compañía reconocida mundialmente como un valor del ballet contemporáneo.

Nueve años más tarde, viene la experiencia de Nebreda con el Ballet Nacional de Caracas Teresa Carreño. Con esta compañía presentó sus obras en España, Francia, Estados Unidos, Italia, México,  Argentina, Uruguay, Cuba, Ecuador, Colombia, Paraguay, Brasil, Chile y Japón.

Falleció el 26 de mayo de 2002, siendo director artístico del Ballet Teresa Carreño, compañía que gracias a él fue conocida y aplaudida en Estados Unidos, América Latina y Europa

La contribución de Nebreda a la danza nacional se inició con la creación del Ballet Internacional de Caracas, compañía a la que le brindó sus creaciones y su experiencia como director artístico. Su aporte general al mundo de la danza se puede resumir en su flexibilidad para encarar los rigores de la danza clásica.

Sus coreografías han sido interpretadas por más de cuarenta compañías alrededor del mundo. Australian Ballet, Opera Ballet, Ballet Nacional de Canadá, Ballet Nacional de España, Ballet de Santiago, Ballet del Teatro Colón, Ballet Jazz Montreal, Israel Ballet y el Universal Ballet son algunas de esas compañías. Entre esas coreografías se destacan: Percusión para seis hombres (1969), La Luna y los Hijos que tenía (1975), Nuestros valses (1976), Batucada fantástica (1977) y Estudios (1979)